Comenzando un nuevo empleo

¿Cuál es código de vestimenta formal para el trabajo?

September 8, 2020

En los últimos años, el código de vestimenta formal se ha relajado en algunos sectores y ya no es tan estricto como antes. Si bien este hecho es cierto, actualmente aún cobra una gran relevancia en algunas empresas y siempre es recomendable conocer los aspectos de la vestimenta formal para un entorno profesional.

Cuando se piensa en un código de vestimenta para negocios viene automáticamente a la mente trajes o camisas con colores tradicionales, pantalones largos para los hombres, zapatos con algo de tacón para mujeres, faldas cerradas y demás estereotipos.

A continuación, se explica detalladamente cómo la forma de vestir puede mejorar tu imagen y cuáles son las tendencias más actuales en el mundo profesional.

La vestimenta formal en las oficina

Dependiendo de la empresa, es posible que existan parámetros mínimos aceptables sobre cómo ir vestido al lugar de trabajo. En algunas empresas, este requisito es más estricto que en otras y en muchas ocasiones depende del sector. A esto se le llama un código de vestimenta formal.

Normalmente al acudir a una entrevista, buscarás la vestimenta lo más seria y correcta posible, por ejemplo: un traje, camisa, corbata y zapatos. En algunas ocasiones, la entrevista será una situación puntual en la que deseas dar una imagen formal al entrevistador y a la empresa. En otros casos, es la norma diaria.

Cualquiera que sea la situación, no temas preguntar sobre el código de vestimenta y sobre cuál es el código de vestimenta de diario necesario, si finalmente eres contratado. Debes evitar acudir los primeros días de trabajo con un estilo considerado demasiado casual.

La misma entrevista puede servir como claro ejemplo del código de vestimenta formal de la empresa, si llegas a ver a tus compañeros en tu futuro entorno laboral antes de la misma. Aún así se recomienda confirmarlo con los superiores. En algunos casos los nuevos empleados, o los que están a prueba, deben seguir reglas diferentes los primeros meses en la empresa. La cultura organizacional es única en cada lugar de trabajo.

Postúlate rápidamente a empleos con tu CV Indeed

¿Quién define la vestimenta formal y el estilo casual?

La cultura es la que se ha encargado de definir qué vestimenta es aceptable en los diferentes entornos. Desde que somos niños, se podía ver cómo las personas mayores iban vestidas a trabajar y cómo se vestían en diferentes ámbitos. No era lo mismo ver a un padre de familia acudir a su puesto de trabajo que a un evento deportivo. Tampoco era lo mismo ver a una madre en el parque o en una reunión con sus compañeros de trabajo.

Las películas han tenido una gran influencia a la hora de definir estos estilos y también los elementos culturales de una sociedad han confirmado este hecho, tal es el caso con los libros, música, etcétera.

Por lo tanto, el código de vestimenta formal y el estilo casual provienen de aceptaciones culturales. En una sociedad occidental son muy similares, incluso al comparar un país europeo con un país americano.

Elementos de la vestimenta formal en una empresa

La vestimenta formal para negocios y la imagen de un empleado está aceptada socialmente de la siguiente manera:

Vestimenta formal en hombres

  • Camisa de colores ligeros como blanco y azul, normalmente sin botones en el cuello y cerrada hasta la parte superior del pecho.
  • El puño de la camisa no debe sobresalir de la manga del traje.
  • El traje suele ser de colores oscuros como negro y azul marino. Puede tener como máximo varias líneas decorativas y uniformes.
  • Las corbatas ya no tienen tanta relevancia como antes, pero siguen siendo un elemento importante en el código.
  • Zapatos y calcetines de color oscuro.
  • El vello facial deberá estar arreglado.
  • El cabello, si es largo, deberá estar recogido de tal manera que no cubra la cara.

Vestimenta formal en mujeres

  • Blusa con un cuello más abierto que el hombre.
  • Una camisa que haga conjunto con un traje.
  • Un traje sin añadir corbata.
  • Una falda larga de colores oscuros o neutros que llegue hasta las rodillas.
  • Pantalones de color neutro.
  • Zapatos de tacón para complementar la falda.
  • Zapatos de traje que complementen los pantalones.
  • Los colores a usar por parte de la mujer son un poco más flexibles, ya que pueden ser más claros, como un azul celeste o blanco. En todo caso, no deben ser excesivamente vistosos.

Algunas de estas pautas son estereotipos de un código de vestimenta, es decir, son elementos tradicionales en la cultura occidental. Los nuevos tiempos los están cambiando y no todas las empresas cumplen cada uno de estos puntos estrictamente, permitiendo más flexibilidad a sus empleados. A su vez, se trata de elementos que se centran en trabajadores que acuden a una oficina. Este código de vestimenta formal no se cumple en trabajadores manuales, excepto cuando participan en eventos de representación concretos o en reuniones profesionales fuera del área común de trabajo.

Ideas y recomendaciones para vestir de manera formal

Tenemos algunas recomendaciones para saber cómo vestir de la mejor manera en un entorno profesional.

La camisa debajo del traje debe ser de manga larga

Las camisas de manga corta no son aceptables en la vestimenta formal, incluso en países como México donde las altas temperaturas son comunes. Para evitar el calor, puedes arremangarte. Incluso esta solución será una mejor opción que la camisa de manga corta. No te olvides del algodón para sufrir menos en los días de calor.

Puedes combinar dos colores en su vestimenta formal

No es obligatorio vestir un traje y pantalones del mismo color. En ciertos eventos, puedes optar por vestir un traje de un color y pantalones de otro color. Por supuesto, los colores tienen que combinar.

Los pantalones de gabardina son apropiados

Son pantalones que siguen ofreciendo una imagen profesional, y al mismo tiempo más relajada. Se diferencian de los pantalones de traje porque tienen un estilo más casual.

Un buen cinturón es una parte importante

Algo que se puede pasar por alto es el cinturón. Deberá estar en buen estado y no contar con elementos innecesarios. El tamaño de la hebilla no debe ser demasiado grande ni sobresalir en exceso.

No uses demasiados complementos

Un elegante reloj puede ofrecer una imagen vistosa y al mismo tiempo profesional, pero no abuses de los complementos. El pañuelo en el bolsillo del traje ofrece una imagen muy formal en eventos importantes, pero quizás no sea necesario en momentos más cotidianos trabajando en la empresa. Evita usar demasiados complementos como pulseras, muñequeras, anillos o colgantes. Elije solo aquellos que añadan valor a su imagen sin saturarla.

El estilo business casual

El business casual es un estilo de vestimenta con diferentes definiciones. Se entiende mayormente como una combinación entre un estilo profesional incluyendo traje y camisa con elementos y modificaciones de un estilo más informal.

Seguramente puedes identificarlo en las apariciones públicas de Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Bill Gates en presentaciones de productos. Son considerados popularmente como los pioneros del estilo, llegando modificar el código que hasta ese momento dominaba casi exclusivamente en la vestimenta de los millonarios. Seguramente recuerdas el suéter de cuello alto de Steve Jobs en sus presentaciones o las simples camisas de Bill Gates en entrevistas.

Sin embargo, en empresas sin tanto poder de influencia, este estilo puede llegar a malinterpretarse. Romper un código de vestimenta formal y optar únicamente por el business casual no debería hacerse a la ligera. Asegúrate de que vestir de manera más informal es apropiado en tu entorno. Pregunta si necesario.

Un ejemplo de business casual para hombres es un traje abierto y sin corbata, con una camisa con el cuello más abierto que en un estilo tradicional y unos zapatos que no sean mocasines, pero que aún resulten elegantes en el conjunto.

Otro ejemplo de business casual para mujeres es la combinación de una sencilla blusa utilizando una falda cerrada sobre las rodillas y zapatos que no sean de tacón. También un vestido sin demasiado escote y con una tela de alta calidad, con colores algo más vistosos.

Comodidad y elegancia

Con estas recomendaciones, podrás ajustar tu vestuario para adaptarte a cualquier situación. Es importante destacar que mientras tengas la opción de elegir, es mejor optar por un estilo más cómodo, antes que un estilo que consideres que es más elegante. Si es cómodo, se siente bien. Y si te sientes bien, lo demostrarás con tu lenguaje corporal agradando a aquellos con los que te comuniques.

Siempre que tengas una reunión con clientes que no conoces o clientes extranjeros, deberás pensar en adaptarte a su cultura para poder integrarte de la mejor manera posible. Y por supuesto, considerar el cuidado e higiene personales.

La imagen es una pieza clave en las relaciones personales dado que es nuestra principal introducción como persona y lo primero que van a ver los demás. Una vestimenta apropiada ayudará a estrechar lazos y crecer la carrera profesional.